Dice que la tecnología nos atrapa, que puede llegar a ser una adicción y que nos aleja de vivir las cosas de una manera “real”. Como si realmente hubiera una manera concreta de vivir las cosas. Hace unos meses surgió la polémica cuando en twitter un periodista colgó la siguiente imagen.

CPdFTTdWwAAUHaw

Con ella pretendía alertar de la necesidad que tenemos de grabar todo aquello que sucede a nuestro alrededor. Se refería a que nos vemos preso de la alienación (pérdida de la personalidad o de la identidad de una persona o de un colectivo), y en lugar de estar atentos a lo que sucede y vivirlo en ese instante, estamos atentos pero para colgarlo en las redes, es decir, tener material para fomentar esa otra vida, la que vivimos en las redes sociales.

Pero, ¿podemos realmente decir que eso es así? ¿es algo realmente malo o simplemente es otra manera de estar en el mundo? ¿podemos evitarlo?

Debemos tener en cuenta, como ya comenté en clase, que este tipo de procesos no es una novedad. Las preguntas complejas no tienen respuestas simples.

 

CPeoYuOUwAACwXKCPlL2EuWoAE3lQA

moviles-concierto-ReasonWhy.es_

CPiS_SHW8AEWks8

Anuncios